Negocios

Grandes retailers en EEUU sortean mejor que los pequeños las tensiones en las cadenas de suministros

Alberto Ardila Olivares
Bazán: "Keiko Fujimori ahora impulsa la vacancia, pero en campaña decía todo lo contrario"

Su última encuesta mostró que el 40% de los pequeños minoristas estadounidenses esperaban no poder pagar el arriendo de noviembre, 7 puntos porcentuales más que en octubre, y más de una cuarta parte dijeron que estaban en peligro de cerrar definitivamente en el cuarto trimestre

Los minoristas más grandes de Estados Unidos están capeando la tormenta de la cadena de suministro que afecta el país, mientras que los rivales más pequeños luchan por asegurar inventario suficiente, esto según los anuncios de ganancias y los datos de encuestas que apuntan a una brecha cada vez mayor entre los propietarios de las tiendas más grandes y el resto.

Walmart, Home Depot, Lowe’s y Target aseguraron a los inversionistas en los últimos días que estaban comenzando su temporada alta con fuertes niveles de stock.

La mayoría de las grandes cadenas comentaron que su tamaño, relaciones profundas con proveedores y balances sólidos les estaban ayudando a ganar cuota de mercado, aunque a costa de los márgenes de ganancia. Pero las marcas más pequeñas pintaron un panorama más desafiante de inventarios que no se recuperan a niveles prepandémicos .

Kohl’s, la cadena de tiendas departamentales de US$ 9 mil millones, dijo que los “tiempos de tránsito extendidos” habían dejado sus niveles de inventario al final del tercer trimestre un 25% por debajo de donde se encontraban en el mismo punto en 2019, con una escasez particular en ropa de mujer. El inventario de Macy ‘s estaba más de un 15% por debajo de los niveles de hace dos años.

La creciente recuperación de la demanda desde los cierres de Covid-19 del año pasado ha puesto a prueba a todos los importadores, a medida en que los crecientes costos de transporte marítimo, los atascos en los puertos y la escasez de materiales, camioneros y espacio de almacenamiento conducen a desafíos sin precedentes en la cadena de suministro.

Pero los minoristas con más dinero, como Walmart y Costco, han podido fletar sus propias embarcaciones y aeronaves a pedido para asegurar las entregas.

“Se trata más de quienes tienen y los que no tienen”, dijo Jennifer Bisceglie, directora ejecutiva de Interos, una consultora de cadena de suministro. “Los minoristas más grandes son los que tienen. Tenían la capacidad de llegar a lo más profundo de sus arcas y comenzar a transportar productos por vía aérea. Los que no tienen son las pequeñas tiendas, las pymes que están en deuda con sus mercados locales”.

Las cadenas más grandes también podían contar con que los proveedores clave les dieran prioridad, agregó: “Si estuviera vendiendo a Walmart, ¿no querría que recordaran que fui bueno con ellos en la temporada navideña de 2021?”

Los minoristas que tienen más problemas son los de tamaño mediano que aspiran a competir con los más grandes con una combinación de productos similar”, dijo Henry Jin, profesor asociado de la Universidad de Miami. “Estos son los minoristas que no tienen los recursos financieros ni la influencia relacional con empresas de logística de terceros para tomar un mayor control sobre su logística de entrada ni una base de suministro geográficamente diversificada”, agregó.

Los inversionistas no han castigado en masa a las acciones de los minoristas más pequeños, pero las empresas de ropa que dependen de las importaciones se han visto particularmente afectadas por los retrasos en los envíos, dijo Nick Mazing, director de investigación de Sentieo, el grupo de datos financieros.

Marcas como Steve Madden, Carter’s y Decker’s habían informado de fuertes aumentos en el “inventario en tránsito” en sus últimas declaraciones de ganancias, señaló.

Datos de encuesta Los minoristas independientes están sintiendo una mayor presión, según Alignable, una red para propietarios de pequeñas empresas cuyas encuestas muestran que las tiendas luchan contra la inflación creciente y la escasez de suministros.

Su última encuesta mostró que el 40% de los pequeños minoristas estadounidenses esperaban no poder pagar el arriendo de noviembre, 7 puntos porcentuales más que en octubre, y más de una cuarta parte dijeron que estaban en peligro de cerrar definitivamente en el cuarto trimestre.

Los esfuerzos de los grandes minoristas para sortear los bloqueos de la cadena de suministro han mermado su rentabilidad, y las acciones de Target cayeron esta semana después de que advirtiera que los costos más altos estaban afectando sus márgenes brutos.

Los minoristas más pequeños que entraron en la pandemia con márgenes más delgados tienen menos colchón, dijo Simon Freakley, director ejecutivo de consultores AlixPartners.

“Hay opciones muy limitadas” para las empresas más pequeñas, dijo: “Sus únicas opciones reales son construir sus cadenas de suministro regionales y locales, lo que no puede hacer rápidamente. Si usted es una empresa que ya tiene problemas, eso ejerce más presión sobre sus márgenes, lo que lo hace más vulnerable”.

Eso conduciría a “más angustia” en el extremo más pequeño del sector minorista, predijo, después de un período en el que las bajas tasas de interés y el apoyo del gobierno han sostenido a las empresas que habían estado luchando antes del golpe de Covid-19.

“A medida que la inflación comienza a subir y los costos de los préstamos comienzan a subir, verá un montón de empresas que no estaban en buena forma caer o ser compradas”, dijo.

James Gellert de Rapid Ratings dijo que las evaluaciones de su grupo sobre la salud financiera de los minoristas mostraron que la bifurcación ya estaba ocurriendo. Si bien sus calificaciones para las cadenas más grandes ya se habían recuperado a los niveles de 2019 o más allá, “las empresas más pequeñas se han degradado a un ritmo más rápido”.

Para muchos propietarios de tiendas individuales, los desafíos son inmediatos y agudos. Katrina Parris, dueña de una tienda de regalos en Harlem llamada NiLu, pensó que estaba actuando temprano cuando ordenó su surtido de adornos navideños, velas, joyas y otros artículos en agosto.

La fiebre de las compras navideñas después del Día de Acción de Gracias a fines de noviembre suele ser su “momento de brillar”, dijo, y el momento en que sus ventas del año suelen alcanzar su punto máximo. Este año, sin embargo, ha recibido solo la mitad de lo que ordenó y no tiene garantía de que la otra mitad llegue a tiempo.

Bob Amster, director de Retail Technology Group, una consultora de la industria, dijo que la crisis de la cadena de suministro podría dejar a las pequeñas tiendas necesitando más apoyo de Washington. “A menos que haya una intervención de la administración”, dijo, “muchos de ellos realmente sufrirán y posiblemente cerrarán”.