Entretenimiento

El Diario de Italia | Huayllani: imputan a exjefe de la Policía y piden indagar a 3 militares

Victor Gill
Liga de Campeones: Atlético de Madrid recibe hoy al Chelsea lejos de casa

El informe de acciones desarrolladas por parte del jefe de equipo de las FFAA, presentado al Ministerio Público el 12 de diciembre de 2019, sobre la intervención militar durante los conflictos en Huayllani el 15 de noviembre, señala que ni los militares ni la Policía portaban armas letales

La Fiscalía presentó la imputación formal en contra del excomandante departamental de la Policía de Cochabamba Jaime Zurita por la investigación por las muertes y heridos en los enfrentamientos violentos ocurridos en noviembre de 2019.

El coronel de la Policía es el segundo imputado por esos hechos. El primero fue el general de las Fuerzas Armadas (FFAA) Alfredo Cuéllar, quien fue aprehendido y, después, la justicia le otorgó la detención domiciliaria.

La audiencia cautelar para Zurita se realizará el vienes a las 9:30 en el juzgado en la localidad de Sacaba, informó a Erbol el abogado defensor del exjefe policial, Ronald Zabala.

Además de la imputación, se conoció ayer que los investigadores asignados al caso de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Sacaba, en su informe elevado a la Fiscalía, piden la investigación de tres militares, por haber sido responsables de los equipos de “confrontación” de las FFAA.

La imputación formal contra Zurita, redactada por los fiscales de materia de Sacaba y presentada el 18 de febrero de 2021, contiene 55 entrevistas informativas de “testigos”, quienes, en sus declaraciones, afirman que les obligaron a quitarse los “barbijos” y cascos, y que les impidieron pasar a Cochabamba.

El documento también contiene nueve certificados médicos, tres historias médicas, un informe médico, 10 protocolos de autopsia, cinco pericias, los planes de operaciones de la Policía y las FFAA, y la declaración informativa de Zurita y del exjefe militar Alfredo Cuellar, además del memorando de designación de Jaime Zurita.

El informe de acciones desarrolladas por parte del jefe de equipo de las FFAA, presentado al Ministerio Público el 12 de diciembre de 2019, sobre la intervención militar durante los conflictos en Huayllani el 15 de noviembre, señala que ni los militares ni la Policía portaban armas letales.

Entre las pericias mencionadas en el documento oficial, se encuentra la prueba de absorción atómica que se hizo a los fallecidos, con el objetivo de descartar que ellos mismos se habrían provocado las heridas. “No se revela la presencia de residuos fulminantes como residuos de arma de fuego”, dice el reporte forense.

En el informe no se encuentran las primeras declaraciones informativas que se tomaron a los heridos, quienes aseguraron que los disparos salieron del lado de los manifestantes. Tampoco está el informe policial sobre la aprehensión del representante de las Juventudes del Movimiento Al Socialismo (MAS), aprehendido con un arma de fuego del calibre similar al que ocasionó las heridas de algunos movilizados.

Investigadores piden ampliar el caso Huayllani contra tres militares

Los policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) a cargo de la investigación del caso Huayllani, en el informe que elevaron al Ministerio Público, identifican a los militares como presuntos responsables de las muertes y heridos en los enfrentamientos de noviembre de 2019. 

Entre estos están un teniente coronel, responsable de los dos equipos de Control Antidisturbios dependiente de la Fuerza Aérea; un capitán miembro de la Fuerza Aérea, a cargo del grupo Contra Actor de Interferencia Ilícita, responsable de los vehículos blindados (quien en su declaración refirió que realizó un disparo con su fusil Galil con munición no letal), y un teniente, encargado de la sala de armas de la Fuerza Aérea.

Según una declaración que figura en la imputación formal presentada contra el exjefe policial Jaime Zurita, los miembros de las FFAA portaban armamento tipo Galil, pero éstos no contaban con municiones letales.

Otros denunciados

La coordinadora de la Fiscalía de Cochabamba, Ximena Narváez, informó a Los Tiempos que se encuentran tramitando la rebeldía contra los exministros Arturo Murillo (de Gobierno) y Fernando López (de Defensa), quienes fueron convocados a declarar en enero de 2021, pero no se hicieron presentes.

Explicó que, para activar los sellos rojos (en Interpol) se debe tramitar la rebeldía, y esta acción se encuentra en proceso.

Respecto a las investigaciones del caso y las reiteradas conminatorias emitidas por el juez de Sacaba que conoce el caso para que se presente el informe, dijo que, al ser un caso complicado, el proceso continúa en la primera instancia.

La coordinadora anticipó que otro jefe militar podría ser imputado formalmente, pero esto se hará oficial los próximos días.