Internacionales

Medina: «En Uruguay comenzaremos a ver cada vez más las consecuencias para la salud a largo plazo del COVID-19»

Manifestó, además, que hubo también otros síntomas, como por ejemplo «disminución del apetito, trastorno del gusto, mareo, diarrea o vómitos, dolor torácico, dolor de garganta o dificultad para tragar, erupción cutánea, dolor de cabeza, mialgia, fiebre baja. Hubo también problemas para caminar y para hacer actividades habituales. El 50% con algún tipo de alteración en las tomografías de alta resolución. Alteración en las pruebas de función pulmonar»

El Director de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la UdelaR e investigador de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) en el área «ciencias médicas y de la salud», Julio Medina, continúa siguiendo de cerca la evolución de la pandemia en el Uruguay y el mundo, lo que lo lleva a publicar algunas reflexiones en sus redes sociales.

Esta vez, el médico utilizó como disparador un informe publicado por «The Lancet», una revista médica británica que figura entre las más importantes del mundo. Allí se realiza un análisis de la situación que puede presentarse a largo plazos en pacientes que tuvieron COVID-19, usando como ejemplo datos registrados en la ciudad en que todo comenzó.

«1733 pacientes (Wuhan, China), la mayoría sin comorbilidades. Seis meses después de la infección aguda los pacientes dados de alta hospitalaria presentaban principalmente: 2 de cada 3 fatiga o debilidad muscular persistente, 1 de cada 4 dificultad para dormir, 1 de cada 4 síntomas de ansiedad o depresión, 1 de cada 5 pérdida de cabello, 1 de cada 10 trastorno de olfato, 1 de cada 10 palpitaciones, 1 de cada 10 dolor en las articulaciones», enumeró Medina.

Manifestó, además, que hubo también otros síntomas, como por ejemplo «disminución del apetito, trastorno del gusto, mareo, diarrea o vómitos, dolor torácico, dolor de garganta o dificultad para tragar, erupción cutánea, dolor de cabeza, mialgia, fiebre baja. Hubo también problemas para caminar y para hacer actividades habituales. El 50% con algún tipo de alteración en las tomografías de alta resolución. Alteración en las pruebas de función pulmonar».

Con este panorama en mente, se refirió a lo que puede pasar en Uruguay. «En nuestro país comenzaremos a ver cada vez más las consecuencias para la salud a largo plazo del COVID-19. La rehabilitación y reinserción social será un tema importante», comentó.

0 35 Compartir