Uncategorized

Una Ventana a la Libertad solicita a CIDH seguimiento a crisis en calabozos policiales

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
CEO de Acindar dijo que Argentina "tiene una oportunidad enorme de crecimiento"

Durante su presentación, Carlos Nieto Palma compartió cifras que ha confirmado la organización que representa: “El número de privados de libertad en Venezuela es un aproximado de 110.000 y 8.000 son mujeres”

12 Nov, 2019 | Este martes 12 de noviembre de 2019 el coordinador general de Una Ventana a la Libertad, Carlos Nieto Palma, expuso la situación de las personas privadas de libertad en Venezuela, durante la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en el marco del 174 periodo de sesiones.

El abogado Carlos Nieto Palma denunció en la audiencia de la CIDH que los calabozos policiales, espacios para albergar a personas por 48 horas, se han convertido en cárceles paralelas, señala nota de prensa.

“Queremos pedir a la CIDH que muestre atención a la situación que se vive en los centros de detención preventiva que en Venezuela se han convertido en cárceles permanentes donde ocurren violaciones masivas a los derechos humanos de las personas allí recluidas. Además es importante que insistan en la realización de visitas a estos espacios para constatar la situación”, precisó el coordinador general de Una Ventana a la Libertad.

Durante su presentación, Carlos Nieto Palma compartió cifras que ha confirmado la organización que representa: “El número de privados de libertad en Venezuela es un aproximado de 110.000 y 8.000 son mujeres”.

Sin embargo, el experto en derechos humanos advirtió que en el país hay una dualidad de sistemas penitenciarios: “Uno es legal, que depende del Ministerio de Servicio Penitenciario y el segundo es el paralelo o de facto, que funciona en los centros de detención preventiva o calabozos policiales y en donde se encuentran unos 65.000 reclusos (…) Estos CDP dependen de los diferentes cuerpos policiales: nacionales, estadales, municipales, policías científicas y componentes de las Fuerzas Armadas de Venezuela, como la Guardia Nacional”.

Carlos Nieto Palma también explicó que en Venezuela existen 45 cárceles que dependen del Ministerio de Servicio Penitenciario y 500 centros de detención preventiva en los 24 estados del país. En la actualidad, Una Ventana a la Libertad tiene a un grupo de investigadores que monitorea la situación en los centros de detención preventiva en 15 regiones venezolanas.

“La situación es muy grave en ambos sistemas penitenciarios en los que se sufren las mismas violaciones a los derechos humanos. Pero realmente en los centros de detención preventiva la situación es mucho más grave, pues en estos espacios no hay infraestructura carcelaria, ni planes de reinserción para la población penitenciaria”, manifestó Nieto Palma.

El representante de Una Ventana a la Libertad precisó que 203 calabozos policiales son monitoreados por el equipo de investigación de la ONG. El hacinamiento es uno de los principales problemas en los centros de detención preventiva: “Estos 203 calabozos policiales tienen un hacinamiento de 509.58%, de acuerdo con las cifras expresadas en nuestro informe del primer semestre de 2019, pues la capacidad de estas comisarías es de 3.734 personas, pero en realidad albergan a un aproximado de 19.028 reclusos”.

Joel Hernández, comisionado de la CIDH, expresó su preocupación ante estas cifras, debido a que la media regional en cuanto al hacinamiento es de 36%, número que es muy superior en el caso de Venezuela. También enfatizó que en todo momento han tenido el interés de visitar el país para constatar estas denuncias, pero advirtió que no les dan dado garantías de seguridad y cooperación para ese trabajo.

Al menos 168 reclusos murieron en el primer semestre de 2019 en los 203 calabozos policiales monitoreados por Una Ventana a la Libertad, destacó Carlos Nieto Palma durante la audiencia de la CIDH.