Negocios

Españoles acuden otra vez a las urnas en medio del hastío político

Datos: Agencias e Internet

 

PROYECCIONES

Sondeos no oficiales

Aunque en España está prohibido publicar encuestas desde el pasado lunes, de forma no oficial se siguen haciendo sondeos y los últimos indican una subida de hasta el 15 por ciento de Vox, mientras que el PSOE, ganador de las elecciones de abril pasado con 123 diputados de los 350 de la Cámara, igualaría los resultados o podría perder algunos escaños

Los españoles, y especialmente los votantes de izquierda, acuden a las urnas hoy en un marco de hastío y malestar por tener que ir a votar por segunda vez en el año y la cuarta en los últimos cuatro años.

Según una encuesta de 40dB para el diario El País, un 68,5 por ciento de los encuestados valora mal o muy mal acudir nuevamente a las urnas.

Son los ciudadanos que tienen intención de votar a los partidos progresistas (PSOE y Unidas Podemos) los que valoran especialmente mal la repetición electoral en comparación con los que tienen intención de votar al conservador Partido Popular (PP) y al ultraderechista Vox.

Justamente el partido Vox ha encendido las alarmas dentro la clase política española debido a su ascenso en las preferencias electorales.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español en funciones y candidato socialista a la reelección, insistió en que el PSOE es el único que puede frenar el ascenso de la ultraderecha en España que auguran todas las encuestas sobre las elecciones.

Respecto a Vox, Sánchez denunció en la televisión pública (TVE) la “deriva reaccionaria muy peligrosa” de Vox y la “imposición ideológica” que ejerce sobre el PP y los liberares de Ciudadanos.

Sánchez ganó en abril (123 diputados sobre 350), pero no obtuvo apoyos parlamentarios para revalidar su permanencia en el poder.

Las encuestas apuntan a que el PSOE podría volver a ganar, pero sin lograr mejorías respecto a abril, de forma que el bloqueo político podría continuar.

 

Otros contendientes

El líder de los populares, Pablo Casado, afronta estas elecciones como un plebiscito porque tendrá que arrebatarle la presidencia a Sánchez y buscar la “unidad” del partido conservador.

Teodoro García Egea, secretario general del PP, dijo al diario El Mundo que estas elecciones son fundamentales para que España salga del bloqueo y acometa las medidas necesarias para hacer frente a la crisis económica, o que se quede en punto muerto.

“O gobierna Pablo Casado y miramos al futuro o gobierna Pedro Sánchez y volvemos al pasado”, afirmó enfático.

Unidas Podemos, bajo el liderazgo de Pablo Iglesias, se lo juega todo para forzar a Sánchez a una nueva negociación política.

Durante la última campaña electoral, que fue muy corta (de una semana), Iglesias repitió como un mantra que la “única garantía para que no haya una coalición PPPSOE es que Unidas Podemos esté muy fuerte”.

Unidas Podemos ha apostado por estructurar su campaña en torno a un discurso social, como estrategia también para sortear el problema en Cataluña, que tanto desgaste les produce.

Por su parte, Ciudadanos (Cs), encabezado por Albert Rivera, ha mostrado un perfil muy diferente del que ha tenido todo el año, ahora se presenta como un líder dialogante, que tiende la mano, un hombre de Estado que pone sobre la mesa una propuesta de desbloqueo. Ahora plantea la posibilidad de negociar con Sánchez, si gana las elecciones y la centroderecha no suma.

En la campaña se centró en convencer al elector de centro, menos ideologizado, que ahora puede estar en la abstención. Los escaños que finalmente consiga C’s dependerán de un puñado de décimas, sobre todo en función de la posición que ocupe en la mayoría de las provincias —se mueve entre ser el tercero y el quinto—.

En la lid electoral entra el ex-Podemos Iñigo Errejón que lideriza a Más País con la finalidad de ser la opción frente al desgaste de Sánchez e Iglesias como la palanca para forzar a los dos a un acuerdo y salvaguardar un Gobierno progresista.

Datos: Agencias e Internet

 

PROYECCIONES

Sondeos no oficiales

Aunque en España está prohibido publicar encuestas desde el pasado lunes, de forma no oficial se siguen haciendo sondeos y los últimos indican una subida de hasta el 15 por ciento de Vox, mientras que el PSOE, ganador de las elecciones de abril pasado con 123 diputados de los 350 de la Cámara, igualaría los resultados o podría perder algunos escaños.

 

Sánchez ha basado su campaña en que el PSOE es el único partido que puede ganar y por tanto debe recibir apoyos de los votantes y las otras formaciones para salir del atasco.

 

ANÁLISIS España busca el desbloqueo Drina Ergueta Periodista y analista política

La búsqueda de un desbloqueo a la conformación del Gobierno español, el uso del “problema” catalán como bandera y el importante ascenso de la extrema derecha, según las últimas encuestas, es lo que marcan las elecciones.

En el grupo de los partidos con mayor votación, PSOE, PP, C’s y Podemos, ha irrumpido con fuerza el partido de extrema derecha Vox, con un discurso españolista contra la inmigración, lo LGTBI y fundamentalmente contra el independentismo catalán, tema que también es central en los discursos de los candidatos en los diferentes espacios televisivos. Pese a todo, los partidos independentistas catalanes suben y en conjunto los resultados previstos no dan garantías del desbloqueo, ya que el PSOE no logra lo suficiente para gobernar, el PP recupera votos en desmedro de Ciudadanos, partido que se cae, Podemos que se mantiene y un Vox que crece hasta ocupar el tercer lugar.

 

El ascenso de Vox pone nerviosos a los grandes Lo que ha roto los esquemas de todos es el imparable ascenso de Vox. En julio pasado, cuando se empezó a pensar en serio en la repetición electoral tras el fracaso de las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos, ninguna encuesta avanzaba una subida del partido de Santiago Abascal. Al contrario, después de las elecciones europeas, autonómicas y municipales, en las que frenó su crecimiento, se daba por hecho que el PP lograría reabsorber una buena parte de este voto que en su mayoría venía de personas que antes respaldaron a la formación de Pablo Casado. Sin embargo, la crisis catalana parece haber dado alas a la extrema derecha, que podría convertirse en el tercer partido, y eso ha descolocado por completo los planes de campaña de casi todos.

En España está prohibido publicar encuestas en los últimos días de campaña, pero eso no quiere decir que no se hagan. Los partidos manejan datos de todo tipo y los últimos que llegan, aún preliminares, mostrarían que Vox sigue subiendo después de un debate electoral en el que casi nadie quiso confrontar con Abascal, algo que ha generado intensas discusiones en los partidos.

 

 

NUEVOS COMICIOS

Respaldo constitucional

La Constitución española establece que, si pasados dos meses de la primera votación de investidura —que se produjo el 23 de julio— ningún candidato obtiene la confianza de la cámara para gobernar, el rey disuelve el Parlamento y convoca a nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso.

 

Sin embargo, el parlamento que salga de esa repetición electoral podría estar incluso más fragmentado que ahora por una mayor división del voto, pues algún nuevo partido de izquierdas podría conseguir representación en el Congreso y restar fuerza al PSOE y UP.