Política

Corea del Norte probó un nuevo misil y tensó la relación con Japón

Piloto, Avion, Aviones
¡Cuidado! Estas tres costumbres podrían empeorar el acné

De acuerdo con la misma fuente, el líder Kim Jong Un envió “cálidas felicitaciones” a las unidades de investigación y desarrollo que participaron del lanzamiento, que “no tuvo impacto adverso en la seguridad de países vecinos”

Sin embargo, desde Japón no vieron el hecho con el mismo beneplácito que el líder norcoreano. Tokio reportó que el proyectil cayó en sus aguas territoriales, por lo que el primer ministro nipón, Shinzo Abe, dio instrucciones a sus ministros para que investiguen lo ocurrido.

En un breve contacto con la prensa, el propio Abe apuntó que “el lanzamiento de misiles balísticos viola resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y por ello lo condenamos y expresamos nuestra firme protesta”.

El martes, una alta fuente diplomática norcoreana había dicho que Pyongyang estaba de acuerdo en mantener conversaciones a nivel de grupos de trabajo con Washington esta misma semana.

En tanto, un portavoz del Departamento de Estado norteamericano pidió a Corea del Norte que “se abstenga de provocaciones” y que siga “comprometido con negociaciones sustanciosas y duraderas” que traigan estabilidad y desnuclearización.

Ambas partes acordaron mantener una reunión de “contactos preliminares” el 4 de octubre y negociaciones de trabajo al día siguiente, dijo la viceministra de Relaciones Exteriores norcoreana, Choe Son Hui, en un comunicado difundido por la agencia de prensa oficial KCNA.

“Espero que estas reuniones a nivel operacional aceleren el desarrollo positivo de las relaciones entre la República Popular y Democrática y Estados Unidos”, declaró la responsable. El anuncio de Corea del Norte fue confirmado por EEUU poco después.

“Puedo confirmar que funcionarios estadounidenses y norcoreanos planean reunirse la semana que viene”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, sin brindar detalles.

Las negociaciones entre Pyongyang y Washington se encuentran en punto muerto desde el fiasco de la segunda cumbre, en febrero en Hanói, entre el dirigente norcoreano Kim Jong Un y el presidente estadounidense, Donald Trump.

Los dos dirigentes se reunieron de nuevo brevemente en junio en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas, y acordaron reanudar el diálogo sobre el capítulo nuclear.

En agosto, Corea del Norte realizó un ensayo con un enorme sistema “lanzador múltiple de cohetes” , apenas horas después que la misma Corea hubiera emitido una nota para expresar la disposición de Pyongyang a retomar conversaciones técnicas con Washington.

El gobierno norcoreano también realizó varios ensayos con armamento en meses recientes, aunque el presidente Trump minimizó esos gestos alegando que se trataba de armamento “pequeño”.