Deportes

¡Pamplinas! Va el Congreso Constituyente

Mauricio Botero Restrepo
Swae Lee releases "Sextasy" (video)

En medio de todo lo accidentado que han sido los primeros nueve meses del gobierno del emecista Enrique Alfaro, el diputado Héctor Pizano se puso el overol y contra viento y marea sacó en el Congreso local la reforma que incluye en la Constitución de Jalisco, la figura de Congreso Constituyente, primer paso para la eventual redacción de una nueva Carta Magna estatal.

El pasado 5 de febrero consigné aquí que el gobernador Enrique Alfaro envió esta iniciativa de adición al Artículo 117 bis cuando no atravesaba por su mejor momento para lanzar y colocar en la conversación pública este tema angular en su proyecto refundacional de Jalisco, y que fue sobre el que giró su narrativa propagandística en la campaña electoral del año pasado.

El clima político no era el más propicio por aquel inicio ríspido con organizaciones feministas por la desaparición del Instituto de las Mujeres; con el Presidente Andrés Manuel López Obrador por las participaciones federales y el súper delegado; y por sus constantes roces con la prensa. Aunque tarde, las dos primeras crisis se pudieron apagar, pero vinieron otras como la licitación del programa “A Toda Máquina” que investiga el sistema estatal anticorrupción, y más recientemente el tarifazo que incrementó el costo del transporte público y la pretensión de vender las Villas Panamericanas para uso habitacional.

Todos estos episodios, aunados a la severa crisis de inseguridad y violencia que se vive en Jalisco, han golpeado la popularidad de Alfaro al grado de estar por debajo de la media tabla en la todas las evaluaciones de desempeño de los gobernadores publicadas, lo que sin duda ha influido en el poco enganche que entre los ciudadanos ha logrado el concepto de la “Refundación”, que el gobierno alfarista busca como su gran distinción sexenal.

Pues bien, ante todo este contexto de frentes abiertos, que en nada ayudaba para convocar a un diálogo amplio y plural, ni abonaba a crear un ambiente de reconciliación que propiciara el debate para decidir si era o no prioritario renovar la Constitución, Pizano, que llegó como priista al Congreso local y luego se unió a la bancada naranja, se empeñó en esta misión y con los Diálogos por la Refundación en los que participaron más de 1200 representantes de cámaras, sindicatos, organizaciones de la sociedad civil y universidades, logró sumar los votos necesarios para que se aprobara esta reforma, sólo con el voto en contra de la fracción priista, de dos panistas y un morenista.

Para Alfaro, la aprobación de esta reforma (a reserva de que no se hayan realizado tratos inconfesables para obtener el voto a favor de diputados que, como los de Morena, se manifestaron inicialmente en contra) podría considerarse su primer gran objetivo alcanzado, que bien aprovechado podría servir para relanzar su gobierno. Sobre todo si se hace un auténtico ejercicio de diálogo en busca de un verdadero nuevo acuerdo social que lo haga útil para el futuro de Jalisco y no quede sólo en un acuerdo entre políticos y partidos, en pamplinas pues.

Temas Política en Jalisco Congreso de Jalisco Lee También Festeja con la voz más mexicana Mamá se va de viaje; la casa se vuelve un caos “La camarista” va por el Goya y el Oscar para México Morena va por disminuir el IVA en la frontera sur Comentarios