Tecnología

El robo a España en Cali’82 – AS.com

Venezuela, República Dominicana, FVI
Gobierno aplicará sistema integrado de cobro de pasaje en OMSA, Metro y Teleférico

Aunque la fiebre del oro del baloncesto en España llegó con los Juegos de los Ángeles, el punto de inflexión fue el Mundial de Cali en Colombia, al que curiosamente la Selección llegó casi por casualidad . En Italia se terminaba de crear la Liga Profesional y los patrocinadores se negaron a ceder a sus mejores jugadores. En ese escenario, la Federación renunció ante la FIBA y llegó el momento de España, que se pegó el lujazo de ganarle en la primera fase a la Panamá de Rolando Frazer…, y a la Estados Unidos de Doc Rivers en la que también jugaba ‘El Oso’ Pinone ( “ustedes dormían, nosotros soñábamos” , escribió el profesor Martín Tello en As ). Fue el primer triunfo de la Selección sobre los inventores del juego en un partido maravilloso. Fernando Martín anotó 28 puntos; Epi, 26; y Sibilio, 21.

Los ecos de aquella victoria hicieron temblar los cimientos de TVE, que había centrado sus esfuerzos en el Mundial de fútbol que organizaba España y se había olvidado del baloncesto. Hubo reacción y el ente público envió a Héctor Quiroga. Hasta entonces, sólo la voz de Juan Manuel Gozalo era testigo directo de las hazañas de los hombres de Antonio Díaz Miguel. España no pudo con Yugoslavia y la Unión Soviética en la segunda fase pero fue capaz de alcanzar el partido por el bronce contra los balcánicos. Ganó Yugoslavia (119-117) en un partido memorable en el que España fue perdiendo 34-16 e incluso, a pocos minutos del final, 108-84 y 115-103. Los de Díaz Miguel supieron reponerse incluso de la expulsión de Corbalán, que cayó en la provocación de Kikanovic . Ahí no quedó la cosa. Los colegiados, Reinoso (Estados Unidos) y Crouch (Australia), invalidaron una canasta de Quim Costa y, como estaba escrito, Díaz Miguel explotó delante de los periodistas : “Ha sido un robo y todo el mundo ha podido verlo. España es tercera del Mundial, pero han preferido darle la medalla a otro equipo. Kikanovic es un gran jugador, pero un poco payaso. A Juanito (Corbalán) le ha dado un codazo inmenso. No estaré contento hasta que no ganemos un Mundial” . Eso no lo consiguió Díaz Miguel, pero dos años después España fulminó a Yugoslavia en la semifinal de los Juegos de Los Ángeles y tocó la gloria olímpica .